LA IMPORTANCIA DEL SUEÑO Y TIPS PARA MEJORARLO

Muchas personas no son conscientes de lo importante que es dormir bien por la noche. Con las tareas del trabajo o de la escuela, muchos creen que quedarse despiertos hasta tarde es una forma eficiente de hacer todo.

Están equivocados.

Escatimar en el sueño puede causar problemas de concentración, somnolencia y estados de ánimo irritables que afectan la forma en que se entrega el trabajo al día siguiente. Las personas pasan aproximadamente un tercio de su vida durmiendo. ¿Por qué? Porque nuestros cuerpos necesitan dormir para funcionar durante las horas de vigilia. Aunque el descanso es una de nuestras necesidades diarias, más del 60 por ciento de las personas no satisfacen sus necesidades de sueño durante la semana. Al igual que la nutrición y la actividad física, el sueño es imprescindible para la salud. Cuando no obtienes lo suficiente, sacrificas algo más que una buena noche de sueño.

¿Cuánto necesitas dormir?

Los requisitos de sueño varían de una persona a otra. Todo depende de tu edad, tu estilo de vida y tu salud. Es importante evaluar dónde se encuentra en el espectro del sueño y otros factores que pueden estar afectando tu sueño, como el estrés, el trabajo por turnos o las alteraciones del sueño relacionadas con la edad. Según el Instituto Nacional de Salud, los recién nacidos deben dormir entre 16 y 18 horas, los niños en edad preescolar deben dormir entre 11 y 12 horas, los niños de primaria deben dormir al menos 10 horas, los adolescentes y los adultos mayores de 18 años, incluidos los ancianos deben dormir entre 9 y 10 horas.

 

¿Cuáles son los beneficios de una buena noche de sueño?

Es fácil pensar que tu cuerpo y cerebro se apagan temporalmente mientras duermes. Sin embargo, durante este tiempo, tu mente está trabajando arduamente preparándose para el día que tiene por delante. Dormir lo suficiente es necesario para mantenerte alerta, mejorar tu memoria, combatir infecciones, estar activo y reponer tu cuerpo de estrés, exposiciones dañinas y lesiones musculares. No dormir lo suficiente se ha relacionado con muchas enfermedades y afecciones crónicas que amenazan la salud de nuestra nación, como la diabetes tipo 2, las enfermedades cardíacas, la obesidad y la depresión. Cuando no recibes esas 9 a 10 horas completas, corres el riesgo de sufrir accidentes automovilísticos y errores en el trabajo, que causan muchas lesiones y discapacidades cada año.

 

Consejos para dormir mejor

Dormir lo suficiente no es un lujo; es algo que la gente necesita para gozar de buena salud. Incluso sin comprender completamente lo que el descanso hace por nosotros, pasar demasiado tiempo sin dormir te hará sentir terrible y te ayudará a comprender que dormir bien por la noche puede hacer que te sientas listo para enfrentarte al mundo. Sigue algunos de estos hábitos que pueden mejorar la salud de tu sueño:

 

1.) Mantén un horario de sueño. Acuéstate y levántate aproximadamente a la misma hora todos los días, incluidos los días libres. Idealmente, debes ir a la cama lo suficientemente temprano, para que no necesites una alarma para despertar.

 

2.) Practica un ritual relajante y calmante a la hora de acostarte para ayudar a tu cuerpo a hacer la transición de estar despierto a quedarse dormido. Considera poner una alarma aproximadamente 1.5 horas antes de acostarte para comenzar a prepararte para dormir. Trata de no exponer sus ojos a la luz azul, también conocida como pantallas de computadora, teléfonos o televisores. ¡Cepillarse los dientes, lavarse la cara y adoptar una rutina antes de dormir te ayudará a relajarte!

 

3.) Evita las siestas, especialmente por la tarde. En su lugar, prueba técnicas de relajación si necesitas un descanso rápido. Tomar un baño tibio durante 30 minutos a 2 horas puede ayudar a promover la relajación y optimizar los cambios de temperatura corporal que ayudan a dormir.

 

4.) Haz algo de ejercicio. Estar físicamente activo durante el día puede ayudar a conciliar el sueño más fácilmente por la noche. Incluso una caminata de 10 minutos mejorará el sueño, y más es mejor; planifica terminar el ejercicio al menos tres horas antes de acostarte.

 

5.) Asegúrate de tener un buen ambiente para dormir, tranquilo, oscuro, relajante y con una temperatura agradable. Tenga un colchón y una almohada cómodos y de apoyo.

 

6.) Para acondicionar tu cerebro para que se relaje cuando vayas a tu cuarto, utilízalo solo para dormir e intimidad. Quítate los dispositivos electrónicos, como televisores, computadoras y teléfonos inteligentes, tampoco trabajes ahí.

 

7.) Verifica tu ingesta. Evita las comidas pesadas o picantes 3 horas antes de acostarte y limita los líquidos varias horas antes de dormir para evitar levantarte para ir al baño. Además, evita la cafeína, el chocolate, el alcohol y la nicotina durante cinco o más horas antes de acostarte. El alcohol puede ayudarte a conciliar el sueño, pero puede provocar trastornos del sueño también.

 

Presta atención a las señales de tu cuerpo. Si tienes mucho sueño antes de lo habitual, ¡vete a la cama! Esto te dará más tiempo para dormir. La somnolencia es la forma en que tu cuerpo dice que necesita descansar. Es posible que tu cuerpo esté luchando contra una infección o necesite dormir más para recuperarse de lo que sucedió durante el día. tu cuerpo también necesita dormir más después de experimentar altas exigencias físicas o mentales.