Entrenamiento de fuerza para niños

Aunque los padres y los maestros de educación física tradicionalmente han evitado el entrenamiento de fuerza con sus hijos o estudiantes, las investigaciones sugieren que es una opción adecuada y segura para la mayoría de los niños.

 

Corrigiendo los conceptos erróneos

Dos conceptos erróneos comunes sobre el entrenamiento de fuerza de los jóvenes son que puede obstaculizar el crecimiento de los niños y que los niños no deben levantar pesas hasta los 16 años. No hay evidencia que respalde ninguna de estas afirmaciones. De hecho se recomienda el entrenamiento de fuerza para los jóvenes, asumiendo que se cumplen las pautas básicas y que existe un liderazgo adecuado. Los niños pueden comenzar a entrenar con pesas tan pronto como sean capaces de aceptar y seguir instrucciones, generalmente alrededor de los siete u ocho años.

 

Los beneficios

Los beneficios del entrenamiento de fuerza incluyen mejoras en la aptitud muscular, la densidad mineral ósea, la composición corporal, el rendimiento de la aptitud motora y la resistencia a las lesiones, y un rendimiento deportivo mejorado. El beneficio más importante de cualquier programa de acondicionamiento físico para jóvenes es una actitud mejorada sobre la actividad de por vida. Las ideas abstractas como huesos sanos y prevención de enfermedades harán poco para motivar a los niños, así que concéntrate en beneficios como la superación personal, el éxito individual y la diversión para tus hijos. La diversión es el principal motivador en casi todos los aspectos de la vida de un niño.

Además, los niños que hacen ejercicios de fuerza a menudo tienen una mejor autoestima, disciplina mental y socialización. El entrenamiento con pesas también brinda la oportunidad de permitir que los niños, particularmente los niños con sobrepeso y obesos que a menudo luchan con la educación física grupal, hagan actividades para destacarse y desempeñarse bien.

 

Cómo hacer que tus hijos comiencen

El enfoque inicial debe ser desarrollar una buena forma y aprender los conceptos básicos del entrenamiento de fuerza. Hay que dejar mucho espacio para el progreso, ya que el progreso tangible es esencial en las primeras etapas de un programa de entrenamiento de fuerza para jóvenes. Que sepan desde un inicio lo fuertes que podrán ser y las capacidades físicas que pueden mejorar si siguen con el programa de manera correcta.

Presenta a los niños una variedad de ejercicios y tipos de resistencia, como pelotas medicinales y bandas de resistencia, además de las pesas y las máquinas más tradicionales. Asegúrate de que todos los grupos principales de músculos se abordan en un entrenamiento equilibrado de cuerpo completo.

Tus objetivos al hacer ejercicio con niños son simples: estar seguro, divertirse y ayudar a los niños a aprender a amar la actividad física. ¡Te lo agradecerán!