DOLOR CRÓNICO

Hoy en día es más común escuchar sobre el dolor crónico (sobretodo de espalda) que cualquiera otra dolencia. Muchas veces vamos al fisio y ese dolor desaparece…por unos días antes de que regrese.

 

En los últimos años he visto cada vez más personas que se ven limitadas en su vida a causa de dolores crónicos de espalda. Cada uno ha sido diferente con síntomas específicos a la persona. Unos dolores se presentaban al pasar sentado mucho tiempo, otros estaban presentes en todo momento, y unos incluso estaban presentes al momento de dormir.

Antes que nada, el hablar de dolor es un tema muy complejo que no se puede erradicar tan fácil e involucra muchas áreas como alimentación, respiración y percepción del cerebro. Sin embargo, he encontrado que el impacto de dolores crónicos va más allá de un dolor físico; y esto también lo puedo decir como alguien que sufrió mucho dolor a causa de una lesión en el hombro. En muchas ocasiones algún dolor o limitante de actividad se puede ver reflejado en nuestro estado de ánimo. A mí me pasó cuando me disloqué el hombro, estuve en depresión por meses.

Ya que el dolor es un tema muy complejo, con mis clientes le doy MUCHA prioridad a la evaluación ya que me permite conocer a la persona desde cómo se mueve (estabilidad), cómo come (nutrir el cuerpo & digestión) y su estilo de vida (estrés). Con toda esa información podemos tener una mejor idea de cómo es y responde el cuerpo.

1. Empecemos con movimiento y sobre todo ESTABILIDAD.

Lo escucho muy seguido e incluso yo mismo lo decía siempre, “el estar sentado mucho tiempo es causa de dolores crónicos”. Mmm suena lógico y razonable, sin embargo el tiempo ha cambiado mi opinión sobre ello. Digo, somos humanos y TODOS pasamos tiempo sentados.

El estar sentado puede ser una “mala” posición y también puede haber posiciones peores.

Ok y ¿qué sucede al otro extremo?

Pocas veces vemos el otro lado de la moneda:

  •  Movimiento DIARIO ya sea haciendo ejercicio o caminando de manera activa y consciente.

  • Llevar una alimentación que no sólo nutre el cuerpo, pero también causa poco estrés al sistema digestivo (es decir comer pocas harinas y azúcares procesados).

  • por último, tener un buen equilibrio de estrés en la vida a pesar tener que balancear trabajo, vida social, responsabilidades y otros.

A qué voy con esto, es simple, hay que movernos un poco más. Llevo a TODOS mis clientes a través de ejercicios buscando desarrollar control motriz y estabilidad en movimientos.

Si María o Gloria pueden hacer Deadlifts de 100+ libras bajo control y sin dolor después de haber sufrido hernias o intensos dolores de espalda pues es muy posible que no sufran de dolor crónico nuevamente fuera del gimnasio. En realidad, quería presumir los Deadlifts de ambas chicas, pero movimientos que parecen tan sencillos y simples como el Deadbug tienen un impacto enorme en nuestra ESTABILIDAD.

Cuando “activamos” abdomen y glúteos con Deadbugs, planks o Clamshells estamos enseñándole a nuestro cuerpo cómo estabilizarse por sí mismo en movimiento o fuera de.

Esto no sólo nos ayuda a armar todo nuestro core pero también nos permite hacer una conexión de cerebro-músculo.

Una manera muy sencilla de ver qué tan estable eres es intentando tocar tus pies sin flexionar las rodillas, mide como te fue. Haz una plancha de 30-60s y vuelve a intentar tocar tus pies. Notaras que mejora ya sea que llegaste más lejos o sentiste más cómodo el movimiento. Esto en realidad lo logramos cambiándole el chip a nuestro cerebro durante la plancha al “apagar” las piernas y “ACTIVAR” nuestro abdomen.

Cuando se trata de dolores crónicos por experiencia y estudio es cuando más veo una relación de cerebro a dolor (o la percepción de dolor.) 

Dado a que el tema de dolor es algo complejo me freno aquí y próximamente hablaremos sobre el dolor crónico y alimentación.

Por Alex Samaniego.

https://www.instagram.com/_alexsamaniego/