14 formas de disfrutar hacer ejercicio

Además de sus beneficios normales para la salud, hacer ejercicio incluye tiempo social, tiempo de aventura y tiempo para eliminar el estrés, todo en uno.

Aún así es probable que con la locura que es la vida en sí (estudios, trabajo, hijos, hogar, etc.), el ejercicio se ha convertido para muchos en una tarea mucho más ardua. Ahora es simplemente algo que sienten que tienen que hacer en lugar de querer hacer. 

Por eso queremos compartirte estos 14 consejos para que en lugar de contar los minutos para que termine tu entrenamiento, cuentes los minutos para empezarlo.  

1. Haz lo que amas

Suena lógico, pero si odias tu entrenamiento, será difícil sentirte emocionad@ o motivad@ para realizarlo. Lo ideal es elegir una actividad que realmente te guste hacer. Si no lo has encontrado, sigue buscando y experimentando. Hay MUCHO de dónde escoger. Cuanto más disfrutes de algo de verdad, más probabilidades tendrás de seguir haciéndolo.

2. Céntrate en el resultado

De acuerdo, tal vez sea difícil amar realmente hacer sentadillas pesadas o sostener una posición cuando tus músculos están temblando, pero si piensas en lo bien que te sentirás física y mentalmente al completar tu entrenamiento, ayudará a tu cerebro a seguir adelante. 

3. Escucha música o podcasts

Con los famosos auriculares inalámbricos, es bastante fácil hacer ejercicio y escuchar música o podcasts en estos días, lo que puede darte entretenimiento, distracción, motivación y evitar que te aburras.

4. Incorpora un juego

Como adultos, rara vez "jugamos", sin embargo, jugar no solo es divertido, sino que también es importante para nuestra salud mental. Jugar puede ser algo que te permita moverte libremente y experimentar, como poner música y bailar en tu cuarto o jugar un deporte como fútbol o tenis para tener una actividad recreativa y competitiva.

5. Hazlo social

Siempre es más fácil motivarse y salir de tu zona de confort cuando no estás sol@. Encuentra a alguien de ideas afines y tu entrenamiento será mucho más fácil. Te ayudará a mantenerte responsable y a impulsar la conexión social y las endorfinas. Y ¿qué crees? Hasta tu perro puede ser tu compañero ideal para ejercicios al aire libre.

6. Quitar la presión

Establecer metas pequeñas ayuda a eliminar cualquier presión que pueda tener una meta desalentadora o aparentemente irreal. Desarrollarás buenos sentimientos sobre ti mism@, crecerás tu autoconfianza y el fracaso será imposible.

7. Aprovecha la sensación de orgullo

Asegúrate de conectarte con un sentido de orgullo por ti mism@ por los logros pequeños o grandes en tu rutina de ejercicios. Estas recompensas internas realmente pueden ayudar a mantener el hábito. Hay un orgullo natural y saludable que surge cuando extendemos más allá de nuestra zona de confort.

8. Date un capricho

Otra cosa que puede ayudarte a iniciar tu rutina de ejercicios es saber que tienes algo que esperar cuando termines. Programa una pequeña “recompensa” que puedas ganar solo si terminas tu entrenamiento.  Esto crea la asociación entre el ejercicio y sentirte feliz. O bien, date una recompensa al final de la semana si consigues todos tus entrenamientos. 

9. Sal afuera

La mayoría de nosotros pasamos la mayor parte del día adentro, así que en lugar de hacer ejercicio en el interior, hazlo al aire libre para cambiar de escenario. Es una oportunidad para ser consciente, salir de tu cabeza y disfrutar el entorno que te rodea. Respirar sustancias naturales en un bosque / árbol beneficia al sistema inmunológico, y absorber visualmente materiales orgánicos calma el sistema nervioso. Además, mejora el estado de ánimo. La depresión crónica en nuestra cultura puede estar relacionada con una mayor separación del mundo natural. También recibir la luz del sol, que contiene vitamina D, es un buen estimulante del estado de ánimo.

10. Mantenlo variado

Incluso si te encanta hacer yoga o estás entrenando para un maratón, asegúrate de incluir también otras actividades en la mezcla. Agregar variedad a tu rutina de ejercicios no solo hace que tu estado físico sea más completo y ayuda a prevenir lesiones, sino que también mantiene tu cerebro comprometido y buscando más. ¡Que haya novedad y no se vuelva tedioso!

11. Considera tu "por qué"

Recordar por qué estás haciendo esto (me siento tan bien después; estoy valorando mi salud; mi ansiedad disminuye cuando hago ejercicio con regularidad) te ayudará a darle más significado a la práctica del ejercicio y te ayudará a mantener tu rutina de ejercicios. La motivación se trata de tener una dirección específica hacia la que dirigirse.

12. Úsalo para aliviar el estrés

Encontrar un entrenamiento que ofrezca alivio del estrés puede llevarte a notar una menor ansiedad, un mejor estado de ánimo, una sensación de ligereza, sentirte más tranquil@ o sentir una mayor sensación de bienestar. Y al ser consciente de esto, aumentará tu motivación. 

13. Usa afirmaciones positivas

Si estás luchando durante el calentamiento y realmente te da miedo el entrenamiento que te espera, intenta desviar tu mente con afirmaciones positivas. Esto formará un puente que te ayudará a pasar de cómo piensas y sientes ahora a cómo quieres pensar y sentirte en el futuro.

14. Establece una meta emocionante

Aunque las metas pequeñas y alcanzables pueden proporcionar un sentido más inmediato de orgullo y logro, las metas grandes y emocionantes también tienen su lugar. Entrenar para una carrera como 21K puede ser extremadamente motivador y puedes celebrar tu progreso con el tiempo. Considera establecer una combinación de metas más pequeñas que conduzcan paso a paso a una meta "soñada". Te divertirás más a lo largo del viaje.