10 ERRORES comunes al entrenar en VERANO

Cuando se trata de entrenar en el EXTERIOR y con el CALOR del verano, hay errores comunes que pueden llevar a riesgos de salud. Hablamos de humedad sofocante y aumento de temperatura, así que es importante tener conocimiento de lo que NO se debe hacer para sentirte bien y rendir al máximo.

¡Checa esta lista de los 10 errores más comunes para evitarlos!

1. Tomar agua hasta tener sed

No esperes hasta tener sed para tomar agua. Hacer ejercicio en esta época del año implica que tu cuerpo está usando el agua para regular su temperatura. Cuando tus fluidos son bajos, la fatiga llega y no podrás rendir como quisieras. Siempre ten una botella de agua durante tus entrenamientos, y antes de entrenar tómate 1 o 2 vasos de agua.

También es importante saber que no todos los líquidos se crean de la misma manera. Tomarte esa taza de café o te en la mañana puede ser una buena manera de despertarte, pero no es la mejor forma de mantenerte hidratado. De hecho, el café o cualquier bebida alta en cafeína puede actuar como diurético, y causar una mayor pérdida de fluidos en tu entrenamiento. 

2. No ponerte protector solar

Aunque el cielo esté nublado, el sol de verano puede darte con todo. Usa siempre bloqueador a prueba de sudor SPF 30 mínimo, y reaplica cada 2 horas si tu ejercicio es moderado, y cada 45 minutos o 1 hora si tu ejercicio es más intenso.

Cada vez que nos exponemos al sol, aumentamos el riesgo de tener cáncer de piel, y una quemadura de sol puede doblar las posibilidades. 

3. No estar atento al reloj

Cuando entrenas en el exterior, recuerda que las temperaturas de verano llegan antes. Evita entrenar entre 10:00 y 16:00 que es cuando generalmente hace más calor. Elige un horario muy temprano en la mañana o esperarte a que refresque la tarde antes de salir a hacer ejercicio. 

Y aún así, procura estar siempre en lugares con sombra.

4. Correr en las montañas

¿Quieres subir de nivel y pasar del pavimento a la montaña? Ten en cuenta que es muy diferente. Claro, la contaminación y la calidad de aire entran en juego, pero también la altitud. Si incrementa mucho la altitud donde haces ejercicio, nos agrega un desafío extra ya que hay menos oxígeno disponible. ¡Llévatela leve!

5. Usar ropa inapropiada

Ropa demasiado ajustada, o telas que no absorban el sudor y hagan que apestes, definitivamente no son la mejor opción para entrenar afuera en el verano. Trata de usar ropa suelta, ligera y de colores claros (si sales de día). Ropa con la que tengas rangos de movimiento completos tanto para entrenar como para estirar, y que sea fresca, que no se empape de sudor a nivel que que tu propia ropa te pese. 

6. Invitar a tu perro

No hay nada mejor como correr unos cuantos kilómetros con tu peludo mejor amigo, pero considera que el calor suele ser todavía más perjudicial para ellos que para nosotros. Además, tu mecanismo de defensa (jadear) es menos efectivo cuando el ambiente se vuelve caliente y húmedo. 

7. Saltarse los electrolitos 

Altas temperaturas se traducen en más sudor, que se pueden traducir en una mayor pérdida de electrolitos. Si vas a entrenar en el exterior durante el verano, tendrás que hidratarte con algo más que pura agua. Elige bebidas que reemplacen el sodio, pero hazle un favor a tu cuerpo y evita las que tienen ingredientes artificiales y azúcares añadidos (como en muchas bebidas deportivas). Aprende a leer las etiquetas.

8. Mantenerte en los mismos récords 

Si normalmente corres 1 milla en 8 minutos o completas un entrenamiento pesado como si nada, tienes que esperar una caída de tu rendimiento una vez que empiece a hacer calor, especialmente con el cardio intenso. 

Si crees que podrás rendir igual que en tus mejores días en este clima, puede ser algo decepcionante, así que mejor fija diferentes retos personales para esta  época del año. 

9. No revisar el pronóstico del tiempo

Así como a veces revisas si va a llover o no, tienes que checar también los niveles de humedad, el calor, y la "sensación térmica" (que normalmente es más alta que la temperatura en sí), para que puedas tomar la elección correcta sobre cómo y cuándo entrenar ese día. 

10. Exagerar

Claro te quieres ver bien para la playita, pero alocarse con los entrenamientos en verano puede ser un error. No ignores a tu cuerpo. Si se siente mareado, cansado o débil, escúchalo y detente. 

 

¿Agregarías algo más a esta lista?