LAS 5 R's PARA TU SALUD DIGESTIVA

 El Protocolo 5-R desarrollado por el Instituto de Medicina Funcional es el enfoque que se usa para curar afecciones digestivas como IBS, SIBO, GERD, enfermedad celíaca e IBD (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa), entre otras. 

Este protocolo también ayuda a aliviar los síntomas relacionados con la salud intestinal como el acné, la ansiedad, las enfermedades autoinmunes, la confusión mental, la fatiga, el dolor articular y muscular, los dolores de cabeza crónicos y las migrañas y más. Sí. Aunque no lo creas, todas estas afecciones pueden tener su causa raíz en nuestro intestino, ya que la mayor parte de nuestro sistema inmune se encuentra ahí. ¿Tiene sentido que mejorar la salud intestinal pueda mejorar la salud en todo el cuerpo no?

 

¿Qué involucra entonces este protocolo? Vamos a ver.

1) Retirar

Queremos eliminar cualquier cosa que pueda ser irritante para el intestino, como por ejemplo:

Alimentos: irritantes como gluten, los lácteos, el azúcar, el alcohol, la cafeína, los alimentos procesados ​​y los aditivos alimentarios, entre otros. Podrías incluso hacerte un test de intolerancias alimentarias ya que a veces creemos estar consumiendo algo saludable que nos puede estar haciendo daño sin saberlo.

Medicamentos y suplementos: se sabe que los medicamentos de venta libre, como los medicamentos para la acidez estomacal y los AINE (como la aspirina y el ibuprofeno), causan disfunción digestiva. También existen muchos suplementos que pueden provocar síntomas digestivos.

Estrés: no es solo un sentimiento. El estrés provoca una reacción bioquímica al liberar una hormona llamada cortisol en el torrente sanguíneo. Demasiado cortisol puede causar inflamación en el tracto digestivo. Sabemos que hoy en día con tanto ajetreo es difícil no tener estrés en nuestras vidas, sin embargo tratar de manejarlo o mejorar tu tolerancia hacia el estrés, te ayudará bastante. 

Infecciones, bacterias, parásitos y patógenos que pueden requerir tratamiento.

 

2) Reemplazar

Dependiendo de tu estado de salud y síntomas, es posible que te falten ciertos elementos que son clave para la digestión, como el ácido del estómago, la bilis y las enzimas digestivas. También puedes tener deficiencia de nutrientes, así que parte de tu curación intestinal puede incluir:

 Suplementos para reemplazar los elementos faltantes como betaína HCL, sales biliares y enzimas que ayudan a digerir grasas, lactosa, carbohidratos y proteínas.

Alimentos que contienen nutrientes que ayudan al cuerpo a producir estos elementos. Por ejemplo, los alimentos amargos pueden ayudar a estimular el ácido del estómago y las enzimas digestivas.

Alimentos y / o suplementos para abordar las deficiencias de nutrientes. Las condiciones digestivas pueden afectar la absorción de nutrientes como B12, hierro, calcio, magnesio y zinc.

 

3) Reinocular

Recuerda, las dietas de eliminación no son dietas para siempre. Una vez que los síntomas han mejorado significativamente, es hora de reintroducir alimentos que ayudarán a reequilibrar el microbioma. Este es el término para la colección de bacterias intestinales buenas que desempeñan un papel en la salud inmunológica, digestiva y metabólica. ¡Es importante mantenerlos contentos!

Hay que comenzar a tomar probióticos que son las bacterias beneficiosas para nuestro sistema digestivo. También hay alimentos que los contienen como los fermentados (chucrut, kimchi, kombucha).

Consumir también prebióticos que es el alimento de los probióticos. Incluyen carbohidratos como cebollas, ajos, puerros, espárragos, manzanas y plátanos, por nombrar algunos. O puedes consumirlos como suplemento junto a los probióticos. Hay algunas marcas que los ofrecen combinados.

 

4) Reparar 

En esta etapa, queremos crear un entorno que apoye la curación intestinal y el alivio a largo plazo. Fomentamos la reparación de las células intestinales y la mucosa, reducimos la inflamación y ayudamos a nuestro microbioma a encontrar un hogar feliz dentro de nuestro tracto digestivo. Podemos incluir:

Alimentos ricos en vitaminas A, C, D y E, así como el mineral zinc.

Alimentos ricos en aminoácidos como el caldo de huesos.

Suplementos como L-glutamina, colágeno, aloe vera, malvavisco u olmo resbaladizo.

 

5) Reequilibrar

Nuestros hábitos y estilo de vida tienen una enorme influencia en nuestro sistema digestivo y nuestra salud. Durante esta fase, queremos abordar:

  • Manejo del estrés
  • Mejorar el sueño
  • Hacer ejercicio
  • Mejorar nuestras relaciones

 

Si bien las 5 R's se presentan como un enfoque paso a paso, es posible que estemos trabajando en varias fases al mismo tiempo. Por ejemplo, eliminar alimentos, compuestos y patógenos irritantes del tracto digestivo es el primer paso, pero también inicia la fase de reparación. Y si solo duermes 6 horas por noche, tu dieta de curación intestinal sólo puede llevarnos hasta cierto punto. Hay que echarle ganas a todo para que funcione. 

 No olvides que cada persona tiene su propio protocolo 5-R personalizado. Así que no dudes en buscar a un especialista para que te apoye en esto y logres darle un giro de 360° a tu salud.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados